domingo, 31 de mayo de 2015

Mi experiencia con el aprendizaje cooperativo

Actualmente estamos desarrollando el proyecto "Somos teCnoRurAles" en el CRA Los Olivos. Proyecto basado en el software libre, la reutilización de recursos educativos y, principalmente, en el cambio metodológico.

Este cambio se sustenta en la puesta en marcha de metodologías activas, en las que el alumno es el protagonista de su aprendizaje. Por ello nos estamos formando en aprendizaje cooperativo y en Comunidades de Aprendizaje.

En esta entrada voy a compartir mis reflexiones sobre una de las Actuaciones Educativas de Éxito fruto de las investigaciones de Comunidades de Aprendizaje, los Grupos Interactivos. Antes de realizar el análisis voy a contaros un poco en qué consisten.

¿Qué son Grupos Interactivos?


Los grupos interactivos son unas de las experiencias educativas de éxito identificadas en la investigación INCLUD-ED. Incluyen participación de adultos en el aula, interacción entre alumnos y aceleración del aprendizaje entre otros conceptos, además de permitir a todos y todas alcanzar los aprendizajes en igualdad de condiciones.

Se basan en el aprendizaje dialógico, es decir, aprendemos interaccionando con otras personas de una manera igualitaria. Esta teoría se conoce desde hace más de 30 años y presenta el respaldo de toda la comunidad internacional y se implanta en las mejores escuelas del mundo. El autor de más renombre es Vygotsky, del que os ofrecemos un extracto de su obra "Mind in Society", lectura clave para cualquier docente:

"El aprendizaje activa una serie de procesos internos de desarrollo que son capaces de operar sólo cuando el niño está interactuando con personas de su entorno y en cooperación con sus compañeros" (Vygotsky,1979,p.89) 

¿Cómo los organizamos?


Se divide la clase en 4 grupos de alumnos heterogéneos en cuanto a género, rendimiento, motivación.
  • En cada grupo estará presente un voluntario (familiar, maestro, exalumno, etc)
  • Se divide el tiempo de clase en 4 partes de entre 15 o 20 minutos.
  • Se programan cuatro actividades diferentes, cortas y concretas,  pero con una temática común y contenido instrumental. Por ejemplo, en Matemáticas, cada estación estará dedicada a uno de estos cuatro contenidos (Cálculo, Geometría, Numeración y Problemas)
  • Los contenidos de estas actividades ya se han tratado en clase previamente, se trata de un repaso o afianzamiento de lo ya aprendido.
  • Las actividades pueden ser las mismas para todos los miembros de la "estación" o pueden ser distintas y relacionadas (en nuestro centro es posible que en una misma "estación" coincidan alumnos de tres niveles educativos distintos)
  • A una señal del profesor los alumnos cambian de "estación", permaneciendo los voluntarios en ellas.
En un futuro iremos compartiendo sesiones tipo para disponer de un repositorio que suponga más facilidad a la hora de implantar esta técnica.

¿Cuál es la función de los voluntarios?

 
Los voluntarios no vienen a explicar cómo hacer las actividades, no vienen a dar clase, no vienen a sustituir al profesor.
 
Los voluntarios vienen a dinamizar los grupos, a favorecer la participación de todos los alumnos, a ofrecer feed-back diversos.

Contaremos con las AMPAS de los centros para establecer unos turnos de participación. Cada voluntario firmará un acuerdo de compromiso, indicando los días y horas en los que puede acudir al centro. En ese contrato también firmarán un contrato de confidencialidad, estamos trabajando con menores y no es correcto llevar fuera del centro cosas que hayan visto en el aula.

De manera general os ofrecemos algunas indicaciones:

Preséntate a los alumnos de tu grupo y pregúntales sus nombres, trata de recordarlos y de que ellos se den cuenta de que los recuerdas. Al dirigirte a ellos es muy importante llamarles por su nombre. Puedes apuntártelos en una hoja en las primeras sesiones o incluso en esas sesiones ellos podrán llevar su nombre en una pegatina.

Ya en la actividad tu labor consiste en:
  • Intentar que hablen todos.
  • Valorar todas las intervenciones como valiosas.
  • Utilizar el refuerzo positivo más que el negativo. Recalca las intervenciones que favorecen el aprendizaje de todos.
  • Haz de moderador, enseña a que respeten los turnos de palabra.
  • Transmite altas expectativas al grupo a través de frases como "Esto podemos hacerlo" "Vamos a conseguirlo".
  • Transmite ilusión por el aprendizaje

REFLEXIONES SOBRE LA PRÁCTICA

Para aplicar esta técnica seguimos los siguientes pasos:

  1. Organizamos en septiembre de 2014 las "Primeras Jornadas de la Escuela Rural de la Comunidad de Madrid", en la que contamos con Ramón Flecha y todo su equipo de CREA.
  2. De octubre a diciembre de 2014 recibimos formación en el propio centro por parte de una integrante del CREA.
  3. Durante enero y febrero de 2015 visitamos centros educativos de la Comunidad de Madrid en los que ya se estaban aplicando, de esta manera vimos cómo se aplicaba en la realidad y se resolvían algunas dudas, que sólo estaban en nuestras mentes.
  4. Desde marzo estamos aplicándolo en nuestras aulas de manera experimental y a partir de septiembre de 2015 lo incluiremos en nuestro proyecto educativo (junto con las tertulias dialógicas, el apadrinamiento lector y las técnicas cooperativas).

¿Los resultados? Mejora de la percepción por parte de las familias de la labor del profesorado, mayor implicación de las familias, mejora del clima del aula o la aceleración del aprendizaje mediante el asentamiento de conocimientos, entre otros muchos.

La dinámica que se genera el aula, en el que nos encontramos con cuatro adultos externos más el profesor, podría denominarse mágica. Una hora a tope, con mucho ruido de fondo, en la que los alumnos se ayudan unos a otros. Las familias por su parte, están encantadas, incluso verbalizan que han aprendido cosas que ya tenían olvidadas y que han sido los propios alumnos los que se se lo han enseñado.

Por otra parte, todos nos sentimos partícipes de algo importante, de un proyecto común, de un proyecto compartido por toda la comunidad educativa que mejora el clima y los resultados educativos y así, entre todos, podemos crear una escuela mejor.

Es una oportunidad de optimizar los recursos del centro, por ejemplo, hace dos semanas nos visitaron dos alumnas de la Universidad Complutense para realizar un trabajo sobre participación de familias. Automáticamente se convirtieron en voluntarias, participaron en la dinámica, y ya no tuvieron que hacernos más preguntas ya que ellas mismas habían resuelto las cuestiones que tenían que trabajar, mediante la propia práctica.

Os animamos a probar esta técnica. ¿No sabéis por dónde empezar? ¿Qué os parece ser voluntarios/as en nuestro centro? Sólo tenéis que enviar un mail a daniel.esteban@educa.madrid.org y os ofreceremos la oportunidad.






3 comentarios:

  1. Enhorabuena por vuestro proyecto. Ambicioso, sacrificado pero muy, muy reconfortante al observar los resultados tan reales. Eso es aprendizaje real con agentes reales.

    ResponderEliminar
  2. Me encanto tu articulo, en especial la parte en la cual se promueve la participacion de la familia porque a veces no sabemos como involucrar a otros actores.

    ResponderEliminar
  3. Buena entrada, gracias por compartir vuestras experiencias.

    ResponderEliminar